Padre Federico Grote

16 de Julio de 1853 - 30 de Abril de 1940

Amó a Jesús hasta el límite de la renuncia de sí mismo. Se apoyó en su madre del cielo, la Santísima Virgen de Luján, a la que veneró sin descanso llevando a sus queridos obreros todos los años, desde 1893, hasta el pie de su trono, en la basílica donde se venera su imagen.

Nos dejó no sólo el vivo recuerdo de su ejemplo, sino su carisma espiritual plasmado en la Federación de Círculos Católicos de Obreros. Y también nos maravilló con su santidad. 

Hoy la Iglesia nos invita también a recorrerla. Recemos todos juntos para verlo pronto en los altares.

 

Padre César Sturba

 

Leer más >>

Libro_Bio-Grote